Comunicado a la Consejera de Cultura

Estimada Consejera de Cultura de la Comunidad de Madrid:
Tal vez la ausencia de ruido mediático por parte del sector productivo de la cultura en nuestra región, respecto a su gestión de la crisis sanitaria provocada por la pandemia del Covid-19, haya equivocado a la opinión pública y a usted misma. La percepción real de dicha gestión por parte de las personas que vivimos de generar, promocionar y distribuir cultura en cada rincón de esta comunidad autónoma no es, ni mucho menos, positiva.
Vamos a poner las cosas en su lugar recordándole lo evidente: el cuerpo de profesionales de la cultura de la región apoya sin fisuras cualquier esfuerzo que se realice desde las instituciones con el fin de contener y controlar la pandemia porque es consciente del orden de prioridades; acompañamos con nuestras obras, proyectos y creaciones a la ciudadanía que vive, sana o enferma, un confinamiento necesario pero desgarrador; y aplaudimos cada tarde al corpus del personal sanitario con emoción. No somos especiales, no somos un adorno frívolo del que presumir en entrevistas: somos ciudadanos que trabajan en el sector de la cultura, y como tal ustedes nos aplauden y agradecen la generación y divulgación de los contenidos que de forma generosa acompañan a nuestras vecinas y vecinos en sus casas. Pero si su Consejería no nos atiende, en breve seremos nada.
Dicho lo evidente, seguimos haciendo memoria con usted: nuestra actividad depende directamente de la apertura de nuestros centros de trabajo. Si los espacios que acogen y engloban al sector cultural no se abren al público, nuestras posibilidades de generar ingresos se reducen a su mínima expresión o, directamente, se desvanecen por completo.
Como ya sabrá, una buena parte de los profesionales de la cultura ejercen su oficio de formas específicas. En efecto, autónomos y/o contratados del amplio espectro de las Artes no tienen acceso a las medidas generales de protección de autónomos que están ya en vigor, o desarrollan sus trabajos de forma intermitente, por lo que tampoco han podido acogerse a ERTES tibios pero solucionadores en parte del pago de facturas, alquileres, hipotecas y alimentos: lo mínimo.
La especificidad del mundo de la cultura requiere soluciones urgentes. En primer lugar porque no se generan ingresos desde la promulgación del Estado de Alarma. En segundo lugar, porque con la denominada “distancia social”, los procesos de trabajo y los usos de los espacios culturales serán los últimos en volver a la normalidad. Y en último lugar, porque estas soluciones deben ser específicas, es decir, adaptadas a cada sector cultural, con sus peculiaridades. Esas soluciones las esperábamos de usted, como Consejera de Cultura. Sin embargo, desde su primera intervención pública quedó claro que para usted eran más importantes las competencias de otras consejerías que las necesidades de un sector que esperaba liderazgo de su Consejera, y a cambio solo ha recibido silencio y alguna medida que, una vez analizada, se ha mostrado escasísima y pobre. Además, para colmo, dichas medidas ni siquiera se han puesto en marcha casi tres semanas después de su comunicación pública.
En declaraciones posteriores ha cambiado su discurso dirigiendo el foco al Ministerio de Cultura, cuando es de sobra conocido que, en materia de cultura, las competencias están totalmente transferidas a las autonomías. Lo que recibimos los y las profesionales de declaraciones como éstas es desilusión y desaliento. Una consejera que fía la solución de los problemas que son su responsabilidad a instancias institucionales cuyas competencias son otras debería replantearse sus decisiones.
La creación y las industrias culturales de la Comunidad de Madrid necesitan un liderazgo político desde la institución a la que corresponde la defensa de nuestra cultura, dentro de la necesaria lealtad institucional. Exigir al Ministerio es necesario, por supuesto, pero no puede pedirle al Ministro que haga sus deberes: eso, ni es liderazgo, ni es lealtad. El presupuesto de Cultura de la Comunidad de Madrid está en su mano y a usted le corresponde, de acuerdo con el sector, la generación de medidas de corresponsabilidad con la tragedia que vivimos. Suya es la decisión sobre cómo generar dichas medidas, y de su voluntad depende la reestructuración adecuada de dicho presupuesto y la obtención de fondos en el consejo de gobierno
de la Comunidad de Madrid en favor del sector ante las nuevas necesidades que surgen en esta terrible crisis. Necesitamos medidas específicas porque nuestro sector es específico. Medidas que contribuyan a mantener el tejido creativo y empresarial con vida para que, una vez superada la crisis sanitaria y retomada la normalidad social, se pueda volver a la normalidad cultural. No es un capricho, de ninguna manera. Somos el grupo de riesgo del tejido productivo. Necesitamos el soporte vital imprescindible para sobrevivir, pero en forma de medidas de apoyo a la cultura. Y eso usted no lo está haciendo.
Ha tenido la oportunidad de liderar los planes que se podrían proponer desde las comunidades autónomas, pero nos hemos quedado a la cola. Responsables de cultura de varias autonomías han puesto en marcha urgentes planes de choque, luchando por sus profesionales, su tejido y sus industrias culturales desde las propias capacidades y herramientas que tienen en sus territorios con planes mucho más ambiciosos que los que usted propone. Y todo ello sabiendo que nuestra comunidad posee el mayor foco de creación y difusión cultural de España.
El sector está convencido de que usted aún está a tiempo de liderar la defensa de la Cultura en la Comunidad de Madrid y, por supuesto, en España. Somos conscientes de que su administración necesita la colaboración de las Consejerías de Hacienda y Economía, además de la del Ministerio de Cultura, y estaremos a su lado para ayudarla y explicar a quien lo solicite nuestras necesidades y especificidades. Pero resulta imprescindible que su voz y la del sector al que representa sean una sola voz. Estaremos a su lado si encabeza el apoyo a la Cultura, que hoy está demostrando más que nunca ser un producto de primera necesidad. Estamos deseando apoyarla, deseando reconocer un trabajo bien hecho. Su Consejería puede y debe liderar el apoyo a la Cultura en la Comunidad de Madrid,convirtiéndose en el modelo a seguir por el resto de las comunidades autónomas.
Juntos, saldremos adelante de esta enorme crisis sanitaria, política y económica que estamos padeciendo.
Confiamos en que pueda estudiar las medidas propuestas por el sector con el debido respeto, negociar con quien sea preciso y encabezar públicamente el apoyo a quienes trabajamos por levantar la moral y el consuelo de todos los que sufren esta pandemia ejerciendo profesiones dignas, milenarias y solidarias: las profesiones de la cultura.
¡Por una pacto de estado de la Cultura!
¡Por un pacto regional de la Cultura!
Cordialmente,
FIRMAS
AAT, Asociación de Autoras y Autores de Teatro
AMA, Asociación Madrileña Audiovisual
APTEM, Asociación de Productores y Teatros de Madrid
ARTEMAD, Asociación de Empresas de Artes Escénicas de la Comunidad de Madrid
EMPRENDO DANZA, Asociación de Compañías y Empresas de Danza
MACOMAD, Coordinadora Madrileña de Salas Alternativas
MADPAC, Asociación de Profesionales, Artistas y Creadores de Circo de Madrid
SINDICATO DE CREACIÓN – Asociación de Creadora y Gestora del Tercer Sector Cultural